martes, 28 de diciembre de 2010

Boceto shaiva

 En este boceto, Shiva lleva consigo muchos de los atributos que, como siempre en las imágenes hindúes, no son puestos al azar, y le caracterizan como dios de la Creación y la Destrucción.
El tridente, que representa los tres gunas, bondad, pasión e ignorancia, y que Él trasciende.
El collar de serpientes, pues Shiva triunfa sobre la muerte y la controla y somete.
La media luna, el poder del tiempo y de la noche, que lleva en su diadema.
El tambor, cuyo sonido es el Logos que origina el Universo, y marca los ritmos de creación, conservación y destrucción.
La piel de tigre, símbolo de fuerza y poder, pues es Señor de todos los poderes.
Y por supuesto, el tercer ojo, la omnisciencia y visión espiritual.
Con la mano derecha hace el gesto de la bendición (Abhaya, literalmente: no temas) y lleva en ella la svastika, símbolo que hoy trae muy malos recuerdos, pero que nació en India como símbolo de la continuidad de la vida.

Sutaptha chamikara Chandra neela,
Padma pravalambudha kanti vasthrai,
Sa nrutya rangetha vara pradhaya,
Kaivalya nadhaya, vrusha dwajaya.

Salutaciones y salutaciones a Él,
Que es como la luna semejante al oro fundido,
Que viste con ropas del color del loto azul
Que regala bendiciones cuando baila,
Que es el Señor de la Salvación
Y lleva un toro en su estandarte


 
Esto último lo escribió  Sri Chaitanya, por cierto. Om Namah Shivaya!


domingo, 26 de diciembre de 2010

Lohri 2011

Me dijo Swami Omkarananda en una ocasión:
Para mi el Lohri es la fiesta del fuego sacrificial, presente en todas nuestras ceremonias, y embajador del Surya (de donde empezó todo)
...Pero no olvides que los swami renunciamos incluso al fuego del sacrificio.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Otro Xmas

Pero este es el mío personal, con Sri Jagannatha, que no es un smiley ni nada parecido, sino una imágen de Krishna muy antigua, tanto, que precede al arte realista de La India. Cuando los hindúes la encontraron, simplemente pensaron que no podía estar terminada, porque no se parecía a una persona, pero así todo la instalaron en la ciudad de Puri. Los británicos andaban contando por ahí, sin creerselo demasiado, que al pasar el carro con la imágen, los devotos se tiraban ante ella y eran aplastados, y acuñaron el término juggernaut, que significa fuerza imparable, y que por cierto, acabó siendo el nombre de un personaje de Marvel. ¡Pobre Jagannatha! 

En todo caso, felices fiestas, y que Dios nos bendiga a todos, como decía aquel.

lunes, 13 de diciembre de 2010

El caso de la murti europea




        
   Fíjate que el otro día puse un post sobre las diferencias entre el canon grecolatino y el hindú, y hete aquí que kármicamente ha llegado a mis manos un bonito ejemplo. Mi amiga Radha, cuya amistad es un regalo del Cielo, encontró en un rastro de antiguedades en Francia esta imágen que representa, al parecer, a una divinidad hindú, y me la trajo como regalo de Navidad. Es por cierto una imágen curiosa. Es sin duda obra de un artista europeo, pero tiene muchos detalles propios de las murtis (imágenes) hindúes. La postura abhanga, es decir apoyando el peso más en una pierna que en otra, y el brazo en katyambalambita hasta, o sea, apoyado en la cadera, que me lío yo solo, es típico de las imágenes de la Diosa en actitud informal, así como la corona de cabello y la serpiente son atributos de deidades asociadas al Señor Shiva. Sin embargo el artista le ha estilizado los miembros, si la comparamos con una imágen clásica, para que tenga proporciones naturales, es decir, griegas. Sea como sea, es un regalo genial. ¡Gracias, Radha!

Merry Krishnas



En La India son comunes desde hace muchos siglos, las representaciones de Shiva como hombre de familia, con su esposa Parvati y su hijo Ganesh. Por eso este año escogí como felicitación navideña para el Centro Cultural de La India, la imágen de la Sagrada Familia. Como veis, no es totalmente original. Hay que ser sincrético en esta vida... 

domingo, 12 de diciembre de 2010

Volviendo a los dibujos...

Vamos a subir al Señor Krishna, como Venugopala, joven pastor de vacas en Vrindavana.
Las personas que me quieren, tratan por todos los medios de retenerme. Pero no sucede eso con tu amor, más grande que ningún otro, que me deja en completa libertad.
Nunca se aventuran a abandonarme por temor a que les olvide. Pero pasan y pasan los días y tú no te dejas ver.
Aunque no te llame en mis plegarias ni te conserve en el corazón, el amor que me profesas sigue aguardando a mi amor.

Del Gitanjali. Toma poesía devocional!

sábado, 11 de diciembre de 2010

Midiendo a los dioses

                                         El hindú....           ...Y el griego, que no es lo mismo.

Los Silpa Sastra eran los tratados de arte y anatomía sagrada hindú. Antiguos textos sánscritos que comentaban las normas de representación de las multiples divinidades de La India. Eran tan minuciosas, que tenían toda clase de medidas para cada pequeño pormenor de la anatomía, como la anchura de las uñas, o la distancia entre la ceja y el ojo. Para empezar, una nara murti, es decir, una figura humana estandar, debía medir nueve talas. Un Tala era una unidad de medida que se definía como la altura de tres puños uno sobre otro, algo parecido al canon griego, las siete cabezas de Polícleto, pero haciéndose un lío. La cosa es que el canon hindú estaba basado en medidas matemáticas que tenían más que ver con la cosmología de los Vedas que con la anatomía humana real, presentando al fin el hombre ideal unas medidas no muy naturales, quizás de forma premeditada, ya que es lógico representar lo espiritual o sobrehumano con formas no humanas. En fin, estos sastras se convirtieron en dogmas para los artistas hindúes, y fueron más ley que guía para quien se dedicaba al difícil arte de dibujar o esculpir lo divino. Yo, la verdad, me quedo con Sri Shankaracharya, del que cuentan que buscaba nada menos que a la  misma Belleza, y se la pasaba investigando en los Silpa Sastras y las leyes sobre arte, Pero un día vio en un mercado una estatua de la Diosa que contravenía punto por punto todos los sastras... y encontró la Belleza. Y entonces compuso el verso que reza debajo de la cabecera de este blog. ¿A que mola?

viernes, 10 de diciembre de 2010

Om Gan Ganapataye Namaha

Namaste!

Inclinándome respetuosamente ante mi guru, comienzo hoy a publicar entradas en este pequeño blog en el que podréis ver algunas de mis obras. La mayoría de ellas son realizadas para el Templo Hindú de Valencia, es este pues un blog sobre la imaginería hindú, y sobre el trabajo que en este campo vengo realizando con más o menos fortuna desde hace algunos años. Así que ahí va el blog de Hari, dedicado a todos aquellos que les interesa La India, el Yoga, o el arte en general, y también a quien no le interesa, pero se pregunta por qué rayos esos tipos no pueden tener dos brazos como todo el mundo. Y sobre todo, dedicado al Uno que respira sin aliento, que dicen los Vedas. Sean estas cuatro manchas de Su agrado.
Como no puede ser de otra manera, la primera imágen es para Ganesha, señor de los principios.